domingo, 4 de mayo de 2008

NACIMIENTO DE MI PRIMER HIJO

Bueno , ella lo explica con tanta simpleza , como debieran ser los partos como algo natural, cuando uno pregunta ¿se mejoró?,si el embarazo no es una enfermedad, es la instancia mas hermosa en la vida, en la que una persona da vida a otra .Yo visnja ayudé a traer muchos niños al mundoy me voy a permitir contar un chascarro, todo no puede ser tan formal, yo estaba de turno y llega soplado un taxi, el taxista se baja muy rapidamente, que haga lo que tenga que hacer,!!pero no me lo ensucie¡¡¡¡ ya que está nuevecito, y la sra ya no daba mas , agarre las tijerasy le corte el calzón , y la sra se desmayo, para sorpresa mia y de la concurrencia lo que a ella más le dolía era que le cortaran su calzón y a eso se debíasu desmayo. Y al taxisa
que iba a tener que lavar su taxi nuevecito
!!!asi somos los chilenos, fue un momento tragi cómico que al chileno no le falta ¡¡¡¡¡


No lo podía creer, cuando lo pusieron sobre mí, con su carita redonda y placida, lo besé y le dije “hola Pablito tenía tantas ganas de conocerte”. No lo pude abrazar estaba llena de cables….creo que por mente se lo llevaron y mi marido, junto a él. Estábamos felices……Pablo fue un niño muy deseado, demoré en quedar embarazada, nos hicieron todos los análisis y todo estaba bien. Al regreso de unas vacaciones a Puerto Montt quedé en cinta...aún recuerdo la primera ecografía donde se apreciaba un pequeño punto latir como una estrella en el universo...ese era Pablo. Siempre tuve la certeza de que sería varón.
El embarazo fue sin contratiempo, subí 12 kilos, los que bajé rápidamente.
Cuando llegó el momento del parto yo había sentido unas pequeñas contracciones no dolorosas. Ese día era un viernes, Ricardo se había ido temprano al trabajo y de pronto vi en el baño algo raro, que asumí era, el tapón mucoso. Llamé a Ricardo, a la matrona y empezaron las contracciones sin dolor alguno pero irregulares, así que las indicaciones fueron esperar en casa…ese fue un día largo. A las 1 de la madrugada sentí que me orinaba sin control, era la bolsa de liquido amniótico, que se había roto Desperté a mi marido dando ordenes, llamamos un taxi y partimos a la clínica de la Católica. Mi médico no estaba en Santiago, así que me atendió un médico joven de apellido Ivancovich… muy simpático él, cuando me explicó que mi bebé venía en posición podálica, cosa que la matrona se había percatado minutos antes cuando ve que tenía una dilatación de 8 cm. Cuando ella me hace tacto se da cuenta que la bolsa no estaba rota por abajo así que la revienta e inmediatamente se pone en posición para salir. El médico seguía explicándome la importancia de hacer una cesárea, siendo yo primeriza y con la posición en que venía mi bebé y comienzan los dolores que eran fuertes pero soportables, yo empecé a quejarme… “Hay me duele… me duele” sin querer hacer eras tremendas alharacas que se ven por televisión. Me pusieron la anestesia y me llevaron rápidamente a pabellón. Allí recuerdo mucho tironeo
Y al fin nació un día sábado 21 de noviembre de 1992. a las 5 de la madrugada.
Creo nunca haber sentido una felicidad más grande, me sentí madre feliz y vulnerable. Una mezcla rara y hermosa.

9 comentarios:

Visnja Roje dijo...

Erika ¿te das cuentaque hay que ser digna hasta en el parto , a mi me pasó igual, no dije ni pio podA a dar ese lujo de gritar, llorar poque o YAHORA ALOS 26 AÑOS ME DOYCUENTA ¡¡¡¡
u beso ycuidate

Visnja

Maria Cristina dijo...

hay amiga hermoso post que nos da de tu vida y de la dicha de ser madre, abrazos enormes y buen fin de semana

Pamela dijo...

Vulnerable es la palabra. Una linda historia con el mejor de los finales esa belleza en los brazos.

María Angélica dijo...

Me encantó la historia, si hasta me imaginé ser yo misma la que estaba ahí.
Cariños.

moderato_josef dijo...

Muy interesante, francamente amocionante. Yo trabajé de auxiliar de partos en un hospital y vi muchos, prlo que sé como es eso, pero pese a saberlo siempre resulta emocionante. Un saludo!

moderato_josef dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Ulysses dijo...

Es curioso cuanto se tiene la guagua la mujer "se mejora", cuando anda con la menstruación "esta en sus días dificiles", tantos eufemismos para algo tan natural. En todo caso ser madre es una felicidad que un hombre nunca podrá sentir (que envidia, pero somos tan cobardes que no lo soportaríamos )
Saludos

SEISITO dijo...

BELLOS MOMENTOS ERICA,BELLO NOMBRE PABLITO(COMO MI NIETO)JAJAJA, YA TIENE 15 AÑOS ES TODO UN JOVEN, CARIÑOS

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Esa capacidad que tenemos para fijarnos en los detalles menores aunque estemos en una situación apremiante...en fin.

Suele pasar eso de quedar embarazadas al regreso de vacaciones; por cálculo, me concibieron en Valparaíso...y a mi hermano menor, en El Quisco. Lo que no me quedó claro...al final, ¿fue por cesárea?

Saludos cordiales.